• PIT Policy Lab

Mujeres latinoamericanas en la política tecnológica. Parte 5.

Por: Cristina Martínez, Luz Elena González y Alejandra Glía Sánchez.


Latinas en Tech Policy tiene el objetivo de recopilar las experiencias de mujeres líderes en el ámbito de la Tecnología de Interés Público y las políticas de tecnología, para compartir su conocimiento sobre el campo laboral y las oportunidades que identifican en él. En la quinta entrada presentamos el perfil de 3 mujeres líderes en el desarrollo de políticas públicas sobre tecnología, actualmente incidiendo desde el sector privado.


Ana de Saracho - Directora de Asuntos Públicos, Regulación y Negocio Mayorista en Telefónica Movistar México

“Yo les recomiendo a las mujeres jóvenes con interés en el campo que volteen para arriba y vean que hay colegas muy exitosas en estos sectores. Aunque culturalmente nos han dicho que estos sectores no son para mujeres, hoy las hay, siendo plenas y felices al hacer lo que más les gusta”

Ana es una abogada que, recién egresada, comenzó a trabajar en la Comisión Federal de Telecomunicaciones en temas de regulación. En ese entonces, 1997, había poca experiencia en el país con lo relacionado al tema. Ella nos cuenta que los primeros 3 meses en este puesto fueron abrumadores, pero que marcaron su vida permanentemente; hoy Ana continúa en el área de telecomunicaciones porque nunca ha terminado de aprender, pues la tecnología avanza y le permite ir creciendo en conjunto.

Ana nos cuenta que la manera en que llegó a Telefónica Movistar México fue interesante, pues un día recibió una llamada de un número desconocido ofreciéndole formar parte del proceso de selección para una posición de liderazgo. Después de su entrevista, se enteró de que en Telefónica es necesario contar con mujeres candidatas en cualquier proceso de selección, por lo que esa llamada que recibió fue resultado de la búsqueda por parte de la empresa de perfiles de mujeres especializadas en materia regulatoria. Esta intencionalidad y compromiso en cuanto a temas de género resultaron congruentes con sus valores, y hoy en día ha crecido en este puesto y disfruta mucho de su trabajo.

Su día a día consiste en gestionar la agenda regulatoria de la empresa, las relaciones institucionales con el regulador y otras entidades de gobierno, operadores y agentes del ecosistema, cámaras y asociaciones, así como con la academia y tercer sector. Coordinar la comunicación corporativa y la ejecución de iniciativas acorde con las políticas de sostenibilidad de la empresa, lo que involucra temas de medio ambiente, responsabilidad social, gobierno corporativo y digitalización; todo dirigido hacia el beneficio de la población y a crear impactos positivos para las personas. Ana también está a cargo de coordinar las acciones con Fundación Telefónica Movistar México, el brazo social global de la empresa. Finalmente, en la parte del negocio mayorista, ella trabaja con otros operadores y clientes mayoristas para que la empresa continúe creciendo también en este ámbito y pueda forjar nuevas alianzas para continuar brindando los mejores servicios a los clientes. Ana busca integrar todas las actividades de su vida profesional con su vida personal y familiar.

Algunas áreas de oportunidad que ella ha encontrado en el sector son la necesidad de analizar con mayor rigor los mercados que componen el sector telecomunicaciones, para establecer medidas efectivas que logren emparejar la cancha de juego y así lograr para todos los actores que sus negocios sean sostenibles, que se generen entornos de mayores inversiones y crecimiento, todo esto en beneficio de los mexicanos (usuarios o no de los servicios). De igual manera, ella cree que es necesario que se reconozcan las telecomunicaciones como prioritarias por el valor que aportan a la vida de las personas, por ejemplo, alguien que no tiene conexión pierde su derecho a la información, educación y conectividad. Ana también cree que impulsar la transformación digital del país contribuye a que otros sectores que son mayores ofensores del medio ambiente dejen de serlo. Asimismo, ve la reducción de la brecha digital como otra área de oportunidad importante que requiere de la colaboración pública y privada.

Al trabajar en el sector de telecomunicaciones, la mayoría de sus mentores habían sido hombres, de quienes aprendió lecciones valiosas. Sin embargo, nos cuenta que en estos últimos cuatro años, a partir de iniciativas como Conectadas, de la cuál es cofundadora, ha podido encontrar mujeres que forman parte del campo de las TIC, pero que no se conocían entre sí, a pesar de tener roles de liderazgo en sus respectivas organizaciones. Estas mujeres se han convertido en sus nuevos modelos a seguir y se han dado cuenta que unidas pueden llegar más lejos.

El consejo que Ana tiene para las mujeres que tienen un interés en incursionar en el mundo de las TIC es que busquen pertenecer a redes de apoyo en las que podrán conocer, convivir y aprender de mujeres que ya se encuentran en este campo, porque entre nosotras nos apoyamos. Ana invita a aprovechar las herramientas y oportunidades que existen hoy en las redes de mujeres, las cuales no estuvieron presentes para ella. También es crucial capacitarse continuamente tanto para mejorar nuestras habilidades blandas (soft skills), como los conocimientos que sean necesarios para desarrollar de la manera más eficiente nuestra labor diaria.


Laura Reyna - Gerente de Asuntos Públicos en TikTok

“Hay que romper con el mito de que sólo hay espacio para una mujer, necesitamos que vengan muchísimas más; y también recordar que cuando una mujer ‘rompe un techo de cristal’ o ‘es la primera en llegar a x posición’, no solo abrió camino para todas, ¡le cayeron vidrios encima! Nos toca desromantizar la idea del éxito femenino. Cuesta mucho y por eso: sororidad.”

Laura cree que el haber crecido alrededor de la tecnología impulsó su curiosidad por el tema. Ella es originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, desde donde su familia - contrario a toda lógica- se dedicaron a importar copiadoras y tecnologías digitales a México. Fue así que Laura fue testigo de la “transformación digital” por la que pasaron las oficinas. Sin embargo, tras la crisis financiera del 94, la empresa de su familia quebró. Ella recuerda como un momento fundacional el que sus padres le explicaron, a sus 9 años, el impacto de la política económica y la regulación en el negocio familiar

Años después, Laura decide estudiar ciencias políticas y relaciones internacionales en la universidad y enfoca su interés en las potencialidades de la democracia digital en México; esto en 2009, cuando las primeras plataformas digitales iban empezando. Después, entró al servicio público y en paralelo decidió hacer una maestría con enfoque en sociedad civil en la era global de la información y posteriormente un doctorado en torno a temas de identidad digital. Esta pasión por ser un puente entre la tecnología y las políticas públicas la llevan a fundar Puentech Lab, un laboratorio que conecta tecnología y política pública en Latinoamérica con cursos, conferencias y proyectos de consultoría.

A sus 33 años, Laura decide regresar a estudiar y hacer una maestría en políticas de tecnología. Se dió cuenta que no había dónde estudiar estos temas en latinoamérica por lo que ingresó a la Escuela de Negocios de Cambridge con una beca completa por parte del prestigioso programa Chevening del Reino Unido. Posterior a su maestría se incorporó a TikTok, donde su rol es ser el puente entre la academia, la política y la tecnología; estar a cargo de la responsabilidad social-corporativa y de gestionar las relaciones institucionales.

Lo que más le gusta a Laura del campo es juntar los mundos de tecnología y de políticas públicas para transformar instituciones desde dentro. También cree que es esencial el hacer preguntas que podrían ser percibidas como incorrectas pero que son importantes, así como animarse a crear lo que aún no existe. Algunas áreas de oportunidad que ha identificado son que no hay contenido en español sobre investigación de políticas de tecnología y que existe la necesidad de no importar conceptos, regulaciones o tecnologías solo por porque vienen del Norte Global; considera que tenemos que crear nuestra propia forma de hacer las cosas, pues muchas innovaciones surgen de ello. Es necesario saber qué quieres construir y cómo implementarlo antes de adoptar modelos existentes.

Para Laura, si hay algo que te apasiona y nadie lo está haciendo, hay que crearlo. En cuanto a modelos a seguir, considera que a ella le faltaron más ejemplos de perfiles en STEM al crecer. De hecho, cuando iba en la preparatoria, ganó el primer lugar en un examen de matemáticas, lo que le abrió la oportunidad de una beca completa para estudiar ingeniería física industrial, pero la rechazó porque hasta entonces lo que ella conocía eran más perfiles enfocados en política. Sin embargo, tuvo un gran ejemplo en su familia, dónde creció rodeada de personas emprendedoras y apasionadas por temas públicos.

Después de una trayectoria profesional en los sectores público y privado, Laura ha encontrado mujeres que la inspiran; por ejemplo, Amalia Castillo Ledón, la primera mujer subsecretaría de México. Recientemente escribió un reporte sobre mujeres en temas de inteligencia artificial en Latinoamérica, lo que le dió la oportunidad de conocer y platicar con más mujeres en el campo. Algo interesante que encontró en su investigación fue que si bien pueden haber muchísimas más mujeres en el sector, existe un gran reto para que se mantengan en el mercado laboral; una de la variables que más influyen en esto es el tema de cuidados. Es por esto que no es suficiente promover que más niñas estén en STEM, sino que las que están se queden. También se necesita de una generación que cuando a una mujer le abran la puerta, esa mujer la abra más para que quepan otras cien.

El consejo que Laura le da a las mujeres que tienen interés en incursionar en políticas de tecnología es que se necesita de todas las personas, no sólo en temas de plataformas digitales, pues el campo es muy amplio. Ella sugiere empezar con políticas de tecnología y luego especializarse en una tecnología en específico. También cree que es muy importante mantener la disposición de aprender y sumar involucrando a todas las personas: de diferentes carreras, experiencias y edades. Laura aconseja que encuentres la preocupación o pasión que te mueve e identifiques cómo desde lo que tú sabes puedes aportar. Hoy en día las grandes empresas están creando trabajos que no existían hace unos años, así que el día de mañana puede que exista un puesto que sea justo lo que tú buscas.

Para hablar más sobre tecnología, política e igualdad de género y memes , puedes seguir a Laura en Twitter (@LauraReyna).


Glenda Michel - Manager de Políticas Públicas en Meta

“Haz valer tu red de contactos para llegar a donde quieres estar, y una vez ahí, tiende puentes con otras personas para aprender de ellas. No tengas miedo, en áreas en donde se interconectan las ciencias sociales y la tecnología, todas tus experiencias y conocimientos son valiosos.”

Glenda es mercadóloga por el Tecnológico de Monterrey, donde dio sus primeros pasos en el mundo del impacto público y social, como cofundadora del Laboratorio de Emprendimiento y Transformación. En 2017, estudió la maestría en Políticas de Tecnología en Cambridge, donde aprendió sobre la relación de productos y servicios tecnológicos en un marco de impacto social. Después, regresó a México para formar parte del equipo de Estrategia Digital Nacional de la Presidencia de la República, donde trabajó en temas de transformación digital y en la creación de una Guía de análisis de impacto para el desarrollo y uso de sistemas basados en inteligencia artificial en la Administración Pública Federal. Posteriormente colaboró en proyectos estratégicos y de innovación tecnológica en la Secretaría de Hacienda.

Hoy trabaja en Meta, antes Facebook, en el área de políticas públicas, desde donde impulsa un panorama social y legislativo que promueva la innovación y beneficie a las personas usuarias. En su día a día interactúa con los sectores de academia y sociedad civil para compartir las acciones de Meta en diferentes temáticas, como privacidad, moderación de contenidos, ciberseguridad y derechos de autor, y obtener retroalimentación de las mismas. Glenda celebra que han tenido casos de éxito, especialmente con organizaciones de la sociedad civil, donde la educación y capacitación para el uso de marketing digital en plataformas de Meta ha permitido que alcancen sus objetivos de impacto social, a pesar de los retos de la disminución de actividades presenciales a causa de la pandemia.

Una de las partes favoritas de su trabajo es la multidimensionalidad de los proyectos que emprende, partiendo de marcos de inclusión y diversidad, los cuales le permiten conocer cómo una misma tecnología puede ser usada de forma diferenciada por distintos grupos sociales; y analizar y anticipar posibles abusos de actores maliciosos por medio de la inteligencia colectiva. Por otro lado, considera que el sector de políticas de tecnología enfrenta un reto importante en la educación, incluyendo a las personas legisladoras, quienes deberían contar con más y mejores herramientas para entender el funcionamiento de las tecnologías, los problemas que pueden ayudarnos a resolver y las limitaciones que éstas tienen.

Para Glenda, trabajar con mujeres emprendedoras y líderes mexicanas ha sido inspirador. En 2015, tuvo la oportunidad de trabajar con Laboratoria, startup de educación tecnológica para mujeres que ha logrado escalar exitosamente manteniendo el compromiso de impacto social. Asimismo, trabajó en temáticas de blockchain e inteligencia artificial ética junto a Yolanda Martínez, quien fuera titular de la Estrategia Digital Nacional y de quien aprendió mucho sobre liderazgo de alto nivel.

Glenda aconseja ser valiente y trabajar por los objetivos planteados. Recuerda que cuando aplicó a la maestría tenía dudas sobre si la mercadotecnia y las políticas de tecnología eran compatibles, pero reconoció que es posible conectar todas sus experiencias para construir una carrera en el sector. Sobre ello, recalca que es importante no demeritar el propio trabajo, y aceptar que las políticas de tecnología son un entramado de temas complejos y perfiles diversos que son completamente necesarios para avanzar en intervenciones de impacto social. Finalmente, reflexiona que hay una necesidad del sector de actualizar nuestros conocimientos constantemente, y que esto puede ser una vía también para descubrir aquello que nos apasiona y compartirlo con otros.

101 views