• PIT Policy Lab

Plugged: combinando tecnología y generación de riqueza para transformar el racismo sistémico

Elina Castillo Jiménez, en entrevista con Jeffrey Bissoy-Mattis

Fotografía: Steven Van.


Durante el verano de 2020, las dolorosas muertes de George Floyd y Breonna Taylor a manos de la policía desencadenaron un movimiento mundial: miles de personas afrodescendientes y sus aliadas exigieron el fin de la brutalidad policial y el racismo, así como a las desigualdades sistémicas que crean barreras para que las personas afrodescendientes prosperen social y económicamente.


Cuando Jeffrey Bissoy-Mattis y su madre se mudaron a Minnesota desde Camerún en 1999, vivían en el sur de Minneapolis, a sólo 14 manzanas del lugar donde George Floyd fue asesinado por la policía de Minneapolis. Su trágica muerte, el 25 de mayo, demostró lo poco que importan las vidas de las personas afrodescendientes en Estados Unidos, y puso aún más de relieve los peligros del racismo en nuestras sociedades.


Para quienes ejercemos derechos humanos, como yo, las ejecuciones extrajudiciales (o muertes a manos de la policía) lamentablemente no son una sorpresa. Sin embargo, ver a un hombre clamar por su vida y gritar “I can’t breath” (“no puedo respirar”) por casi 2 minutos es un ejemplo de deshumanización como hemos visto pocos en años recientes. Como afrolatina, ver a George Floyd morir en video desencadenó en mí una reacción de dolor que me tomó meses procesar.


Hablé con Jeffrey para conocer su historia y qué está haciendo para cambiar esta realidad.


Usando tecnología para elevar talentos e historias afrodescendientes


Como afrodescendiente y periodista, Jeffrey se he dedicado a compartir las historias sobre la vida de las comunidades afrodescendientes y de color en Estados Unidos y otros lugares del mundo. Desde medios como MPR, Crooked Media, On Being y The Current, ha conectado cada plataforma donde ha estado con voces de esas comunidades, destacando sus experiencias de vida y su forma de ver nuestras sociedades. Sin embargo, pronto reconoció una tendencia preocupante: cuando las organizaciones de noticias o medios de comunicación no cuentan nuestras historias, nuestras historias no se cuentan. Se quedan en el olvido, ignoradas.


Desafortunadamente, la situación de las personas afrodescendientes en Latinoamérica no es muy diferente. Según datos del Banco Mundial recogidos entre 2015 y 2018, una de cada 4 personas latinoamericanas se identifica como afrodescendiente, sin embargo, es el grupo más invisibilizado de nuestra región. Una de las barreras principales para su visibilización es la falta de inclusión y desagregación de datos estadísticos por identidad racial, en este caso, afrodescendiente. En los últimos años, pocos países -como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador- han recogido sistemáticamente, aunque de manera limitada, información sobre las poblaciones afrodescendientes. Muy recientemente, en México, se visibilizó por primera vez la identidad afrodescendiente en el censo nacional, con múltiples barreras y rechazos.


Además de la violencia policial y la invisibilización de sus comunidades, las personas afrodescendientes en Estados Unidos y América Latina enfrentan barreras importantes en el acceso al empleo, ampliando la brecha de desigualdad socioeconómica. Según datos de la CEPAL, en América Latina, las personas afrodescendientes tienen más probabilidades de vivir en pobreza y pobreza extrema que las personas no afrodescendientes.


En Estados Unidos, un alto porcentaje de empresas reconocen que la contratación de talento diverso es importante. Es un gran punto de partida, sin embargo muchas empresas luchan por alcanzar sus objetivos de diversidad e inclusión. Según un estudio de Mercer, el 64% de las personas trabajadoras que ocupan puestos de entrada en la plantilla de las empresas son blancas. En los puestos de nivel superior esa cifra se dispara hasta el 85%.


Cuando no estamos al tanto de lo que ocurre en diferentes comunidades de nuestras sociedades, las políticas públicas, planes estratégicos y proyectos que diseñamos se quedan cortas en su impacto y alcance. Además, estamos en total desconexión de la increíble innovación y creatividad que ocurre dentro de nuestros ecosistemas locales, perdiendo oportunidades de inversión y de crecimiento. Para poder conectar esfuerzos a través de sectores e identidades, es importante construir puentes y desarrollar herramientas que nos permitan elevar esas historias de innovación y emprendimiento.


Es en este espíritu que nace Plugged, una aplicación que estamos desarrollando junto a un equipo interdisciplinario de talentosas personas. El rol de Plugged es servir de catalizador, para acelerar las oportunidades a las que pueden acceder personas afrodescendientes en los sectores de innovación, creatividad y emprendimiento. Plugged se convertirá en un destino para que todo el mundo, independientemente de su color, experimente la creatividad negra y se ponga en contacto con profesionales y empresas negras en Estados Unidos y en todo el mundo.


Creando el futuro y superando barreras: emprender como persona afrodescendiente


Aunque confiamos en el potencial de nuestro proyecto, Jeffrey nunca pensó que estaría en este lugar.


“Ni en un millón de años pensé que me convertiría en empresario. ¿Periodista? Claro. Cuando era niño, me llamaban «Canal 4», también conocido como CBS-WCCO, y cuando asistí a la secundaria, me apodaron «Radio», porque nunca dejaba de hablar. Siempre me ha gustado contar las historias que me rodean”.


Como estadounidense-camerunés de primera generación, Jeffrey siempre ha sentido fascinación por las identidades: cómo moldean nuestra percepción de los demás, influyen en las amistades que hacemos, las escuelas a las que asistimos, las actividades que hacemos o dejamos de hacer y quién tiene acceso a qué oportunidades, dónde y cómo. Como afrolatina y abogada de derechos humanos, me identifico con esta forma de ver el mundo.


Sin embargo, de niño, Jeffrey nunca pensó que el emprender estuviera en sus planes, y mucho menos que fuera a crear una aplicación que se lanzará en verano de 2021.


Como toda persona que ha emprendido proyectos conoce, diseñar y lanzar Plugged no ha sido fácil. Además de las barreras comunes entre todo emprendimiento, como personas afrodescendientes, el equipo de Plugged también se enfrenta a una realidad muy dura de superar: las personas emprendedoras afrodescendientes tienen un acceso extraordinariamente limitado a métodos de financiación tradicionales, como los préstamos bancarios, inversionistas ángeles o firmas de venture capital.


Según estudios basados en Estados Unidos, en 2020, sólo un 3% del financiamiento a través de venture capital recayó en emprendedores afrodescendientes, y de esa cifra, menos del 1% se destina a las emprendedoras afrodescendientes. Esa vía de financiamiento es la habitual para emprendimientos basados en tecnología.


Por esta razón, Plugged está llevando a cabo una campaña de recaudación de fondos a modo de crowdsourcing, para financiar el desarrollo de la aplicación. Nos hemos planteado un ambicioso objetivo de $100.000 dólares para el 27 de marzo, lo que nos ayudará a invertir en almacenamiento de datos, seguridad y otros intangibles, antes de nuestro lanzamiento en el verano de 2021. Hasta ahora, hemos recaudado 35.000 dólares en una semana, ¡lo cual es increíble! Esto nos reafirma que podremos lograr la meta con el apoyo de quienes creen que es posible generar modelos de negocios con impacto social y sustentable, transformando nuestros futuros.


Desde el año 2000, Estados Unidos ha perdido 16 mil millones de dólares debido al racismo sistémico. En América Latina, la población afrodescendiente participa en la generación de recursos a través de su consumo y trabajo, pero no necesariamente pueden acceder a ellos para mejorar sus vidas. Si todas las personas nos comprometemos a luchar contra la discriminación racial, nuestras economías verán los resultados.


Toma acción hoy y contribuye a Plugged, para ayudar a cerrar las brechas de desigualdad en nuestras comunidades, un click a la vez.